viernes, 25 de enero de 2013

La Química de lo Natural


Hola a todos!!

Hoy, por fin, me he decidido a sumergirme en el universo bloggero. Con este blog pretendo contagiaros de mi amor por la química a través de la cosmética natural y ecológica usando exclusivamente productos naturales, así como de alguna que otra recetilla de cocina. A través de esta ventana quiero compartir todas las creaciones que nacen en el pequeño laboratorio artesano de mi cocina. Mi producto principal es el jabón, cuyo ingrediente principal será el aceite de oliva virgen extra acompañado de otros aceites, como el de coco, de pepita de uva o de argán y mantecas vegetales como la manteca de karité, de cacao o de mango. También prepararemos otros tipos de remedios y ungüentos como, velas y barritas de masaje, bálsamos labiales, perfumadores, cremas, aceites, etc.

En esta primera entrada me gustaría explicar por que he escogido como marca personal el nombre de Naturalmente Química. En un intento por limpiar su nombre, me gustaría aprovechar para defender la Química, con la que últimamente siento que nuestra sociedad se muestra desagradecida y con la que debiera reconciliarse. Y es que a pesar de las contribuciones aportadas al desarrollo de la humanidad, para nuestra sociedad  hablar de Química sólo significa hablar de algo tóxico, cancerígeno y, en definitiva perjudicial. Por supuesto, ni hablar de intentar relacionar en una misma frase la palabra Química con conceptos como ecológico, natural o sostenible. 

Esta "falsa dicotomia" entre lo Natural (bueno) y lo Químico (artificial y malo) ha sido fomentada en buena medida por la televisión y el mundo de la publicidad durante las últimas décadas, aunque paradójicamente haya sido para intentar vendernos productos totalmente sintéticos con la categoría de natural añadiendo e incluso inventando términos que nos sonaran a algo biológico. No olvidemos por ejemplo los detergentes con bioalcohol, los yogures con bifidus activos, los lactobacilus, etc.

En una encuesta realizada hace años en una universidad del estado de Nueva York se preguntó a los estudiantes si la glucosa sintetizada en el laboratorio es igual a la glucosa extraída de la uva. El 75% de los encuestados respondió erróneamente que no. Yo misma recuerdo haber tenido esta misma controversia en alguna que otra tertulia entre amigos. Empecemos por aclarar esto, la glucosa es sin más una molécula con una composición y estructura bien definidas, que a su vez le otorgan sus propiedades características. Será, por tanto, exactamente igual independientemente de su procedencia. Lo realmente importante radica en saber si la pureza de la glucosa sintetizada es del 100 %, en tal caso, ambas sustancias son idénticas.

Esto se sabe desde finales del s. XVIII, cuando J. L. Proust demostró que la composición del carbonato de cobre es siempre la misma, tanto si se extrae del mineral, presente en la Naturaleza, como si se sintetiza en el laboratorio. 

Por otro lado, no debemos olvidar que lo natural también puede ser perjudicial para la salud. Existen tóxicos y venenos naturales que suelen ser puros mecanismos de defensa de los seres vivos (animales o vegetales) de los que proceden frente a posibles depredadores. Ya en la Odisea se describe como Ulises buscaba un veneno mortal para impregnar las puntas de su lanza. De hecho la palabra "tóxico" deriva de toxikon (toxon = arco y pharmakon = veneno) y significa "veneno para flechas".   

Un ejemplo curioso para demostrar que no debemos caer  en el error de tachar tan a la ligera algo de bueno o malo es el caso del Curare. Los indígenas americanos usaban esta sustancia, que obtenían de una enredadera venenosa de la cuenca del amazonas (Strydinos toxífera), para defenderse de los colonos invasores. Como se sabría algún tiempo después, esta sustancia producía la parálisis de los músculos del pecho y del abdomen, debido al bloqueo de la transmisión de impulsos nerviosos.

No fue hasta el s. XX cuando se conoció la estructura del compuesto más activo del Curare, al que se denominó " tubocurarina".


Esta sustancia revolucionó la cirugía cuando en 1942 se empleó por primera vez como anestesia en un paciente al que se le practicó una apendicectomía. Antes de su introducción en medicina, la relajación muscular del paciente se conseguía con elevadas dosis de anestésicos que ponían en riesgo la vida del paciente. Una vez conocida la estructura de esta molécula, esta sirvió de inspiración para el desarrollo en el laboratorio de relajantes musculares sintéticos menos potentes y que permitían una mejor regulación del efecto, lo que significó la revolución definitiva.

Ahora bien, sí que es verdad que cualquier sustancia sintética nueva (que no exista en la naturaleza) debe ser minuciosamente testada antes de usarse en la población, no sea que vuelva a ocurrir un hecho tan trágico como la conocida "catástrofe de la talidomida" a mitad del s. XX. La talidomida era un fármaco que se recetaba para tratar las náuseas propias del embarazo y que conllevó el nacimiento de miles de bebés con graves malformaciones. 

En conclusión, que ni lo Natural tiene que ser siempre bueno, ni lo químico es necesariamente malo. Seamos justos y preocupémonos más por conocer exactamente qué comemos, con qué nos vestimos y qué productos nos echamos en la piel. 

Dicho esto, aprovecho esta entrada para presentaros mi blog con el que pretendo enseñaros una química cotidiana y sana basada en el empleo exclusivo de productos naturales. En él os contaré curiosas historias sobre la procedencia y propiedades de distintas sustancias, así como la realización práctica de jabones, cosmética natural y distintos ungüentos para así intentar contagiaros de  todo lo bueno que puede aportarnos la química de lo natural.

Bienvenidos a Naturalmente Química!!
Elena



1. El secreto de la química / Gianni Fochi ; Ed: Barcelona : Robinbook, 2001.



2 comentarios:

  1. ¡¡Buenísimo el artículo, felicitaciones!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Buenísimo el artículo, felicitaciones!!
    Saludos

    ResponderEliminar